EL TODO, LO FORMAMOS TODOS

07.10.2013 12:52

    El Todo, lo formamos todos, es una frase muy bonita y seguramente que lo habremos oído infinidad de veces. Pero carece de importancia porque no lo sentimos como tal. Nuestra consciencia tiene que completarse con lo mental y con el sentir. Para ello os voy a explicar un ejercicio muy sencillo para que lo pongáis en práctica y para que vuestra consciencia diga... aaaahhhhh, ahora lo entiendo. Mi vida me lleva a probar determinadas experiencias para sacarle el sentido a las frases, que simplemente leídas se olvidan como tantas otras.

    Ésta práctica se lo debo a mi amiga Patricia, una gran bailarina y profesora de varias disciplinas. Yo particularmente, he estado en sus clases de Biodanza y son espectaculares y en ellas he sacado muchos significados a mi comportamiento y un sentido a la frase de este título.

    El chakra corazón, es un agujero energético muy potente, en él se encuentran infinidad de sensaciones y su bloqueo nos puede provocar apatía, tristeza, desorientación y sentirte muy separado del resto. Para realizar este ejercicio, necesitamos un mínimo de tres personas y un máximo de siete. Para desbloquear este chakra nos pondremos en círculo, de pie, mirándonos unos a otros, agarrados de los hombros o de la cintura, como más cómodos nos encontremos. Tenemos que estar pegados unos a otros, con los ojos cerrados y observando nuestro cuarto chakra, situado en el centro del pecho. Y estaremos en esta posición cinco minutos. Observar los movimientos sin intervenir en ellos, solo observarlos, ya que es probable que os vayais balanceando de un lado a otro, solo acompañar este movimiento. 

    Con este ejercicio se produce una conexión energética muy potente, ya que se están produciendo en el centro de vuestro círculo una actividad energética muy potente con vuestros chakras e irán equilibrándose poco a poco. Cada uno experimentará sus propias sensaciones. En el caso de que alguno de vosotros se sienta más triste, desesperado o en definitiva, más bloqueado, si sois suficientes, le podéis poner en el centro del círculo rodeándole. Este ejercicio hay que hacerlo lo más centrados posible a lo que estais haciendo y sin ningún tipo de juicio. Si la persona del centro expresa alguna determinada emoción, dejarla que la exprese sin interrumpir nada. Si la dejais, la estaréis haciendo un gran favor.