INCONSCIENCIA, CONSCIENCIA ¿y el instinto?...

31.05.2013 13:50

    Esta es una de tantas cuestiones que nos planteamos en muchas ocasiones y nos hacemos bastantes lios, yo el primero, en que nuestro intelecto comprenda la diferencia de estos dos conceptos. Tendemos, con estos términos etiquetar a una persona como que es una persona consciente y a otra le etiquetamos como inconsciente. Pues bien, resulta que todos somos conscientes y somos inconscientes.

    Bueno este jardín, donde me voy a meter ahora es mi realidad y mi punto de vista con lo que hasta ahora creo saber. Y digo creo, porque mi realidad cambia constantemente y lo que hoy es verdad, mañana podrá ser una mentira. Esta es mi realidad ahora.

    La inconsciencia es mucho más rápido que la consciencia, digamos que dándole un valor, la inconsciencia aparece en una milésima de segundo y la consciencia aparece en un segundo. A la inconsciencia la podemos llamar (Reacción) y a la consciencia la podemos llamar (Responder).

    Como os comentaba en otros textos, durante nuestra vida hemos ido almacenando millones de datos en nuestra mente, datos de todo tipo. Nuestro subsconciente almacena millones de datos relacionados con nuestras experiencias vividas. Somos como una especie de robot programado que aprende, según su experiencia de las cosas que nos satisface y también de las que nos pueden hacer daño.

    Voy a poner primero un ejemplo sencillo, que para mí es la mejor manera de explicar el proceso:

    Con 5 años, jugando al futbol me dan un balonazo en la cara. En este hecho, mi mente ha podido almacenar lo siguiente ( Futbol, sonido de balonazo, olor a cuero, risas de tus compañeros, dolor, etc... ). A los 10 años de edad jugando un partido de futbol de repente vivo la misma situación, de futbol, sonido de balonazo, olor a cuero..., pues inconscientemente me hecharé las manos a la cara para protegerme(Reacción) y un segundo más tarde, conscientemente me diré... falsa alarma, el balón cogió otra dirección. (Respuesta).

    Si me doy cuenta conscientemente de que mi reacción tapándome la cara es debido a ese programa de 5 años, es probable que la próxima vez mi reacción sea diferente. No he podido evitar la reacción, pero sí para qué apareció y que me ha enseñado. Este es un pequeño ejemplo, que se puede traspasar a cualquier mal estar que tengamos, ya que partimos de que la mente lo es todo. Un buen amigo me dijo una vez que la consciencia y la inconsciencia es como un gran Iceberg, donde la parte pequeña que vemos sería el consciente y la parte enorme que se encuentra por debajo, sería la inconsciencia.

    Voy a ir ahora un poquito más lejos. Nosotros y los animales o los animales y nosotros tenemos muchas cosas en común, pero una gran diferencia puede ser la consciencia. Los animales, hasta lo que conocemos ahora de ellos, se mueven por instintos y de manera inconsciente. Me explico. El instinto es un programa que viene de serie en el animal y en el humano, digamos que cuando nacemos, tanto ellos como nosotros el instinto de supervivencia de la especie viene implantada en nuestro Ser, es una parte innata... que curioso, innata, instinto, inconsciente.... bueno lo dejo ahí...  Y el inconsciente se almacena con nuestra experiencia.

    El animal cuando sobrevive lo ha hecho por su instinto y por su inconsciente que ha ido aprendiendo durante su vida. El animal salvaje no tiene preocupaciones, ni ansiedad, ni depresión, el no se lo plantea, el reacciona cuando hay un peligro real y por instinto, entre otras cosas, mantienen relaciones, no por amor, sino por procrear para el bien de su especie.

    A donde quiero llegar con toda esta explicación... Pues mi sencillo.... Nosotros los humanos, con nuestro intelecto, hemos olvidado por completo nuestra condición innata del instinto. Nuestro inconsciente ha almacenado tantísima basura durante tantísimos años, que somos incapaces de reconocer esta condición. Reaccionamos constantemente con evasivas, con pretestos mentales para justificar lo injustificable, que es el instinto. El instinto no se puede razonar, el instinto simplemente ES. Por esta circunstancia no sabemos diferenciar el peligro real, del irreal.

    Jesús nos dejó un mensaje muy claro, AMOR. Amor a tí mismo y amor a los demás. El resto, son prohibiciones sacadas por el intelecto humano para hacernos olvidar nuestra esencia y hacernos sentir culpables, tener miedos y ser infelices. Con el único fin, por el momento, de que un mundo con miedos es más dominable, que un mundo sin miedos.

    Por tanto, somos mejores que los animales.... SI.   Lo sabemos... NO....   Estamos en constante evolución y esa es la maravilla de esta vida y de todo lo que nos rodea, que cuanto más conscientes nos hagamos, mejores seremos, mejor viviremos, mejor amaremos y menos preguntas nos haremos.