PRIMER TESORO. " Sostener el cielo con las manos "

22.04.2013 12:27

Este es el primer Tesoro de Chi-Kung. Un Maestro de Chi-kung, anunciaba que con los siete ejercicios de Chi-kung que iré publicando, se producen muchos beneficios en los distintos planos. Los llamaba sus Tesoros, porque tras practicar durante toda su vida esta técnica, consiguió siete ejercicios sencillos, donde anunciaba que como sucede en la vida, al final lo sencillo es lo más potente para nuestro equilibrio.  

PRIMER TESORO " Sostener el cielo con las manos "

Preparción:

Sitúate de pie, con los pies paralelos y separados el ancho de las caderas, en posición natural. Mantén las piernas estiradas, sin doblar las rodillas y los brazos relajados con las manos a los lados de los muslos. Cierra los ojos y relaja todo el cuerpo, especialmente las articulaciones. Céntrate en una respiración profunda y regular. Coloca la punta de la lengua en el cielo del paladar y sigue respirando a la vez que sientes cómo el chi se expande en el interior, abarcando la parte superior, media y baja del torso.

Práctica:

Aproxima los dedos de las manos y levanta los brazos lentamente por encima de la cabeza. Gira las manos hacia el ciedo manteniendo los dedos entrelazados. Al mismo tiempo, estírate como si quisieras sostener el cielo. Hazlo sin doblar las rodillas y levanta los talones: inspira al subir, vuelve a la posición inicial bajando las manos por delante del cuerpo y soltando el aire.

Este ejercicio lo realizaremos sin ninguna prisa. Estos minutos son absolutamente tuyos. Repítelo tres veces. Si tienes la necesidad de repetirlo más veces, hazlo, pero recordando que no hay prisa. Tanto la respiración, como los movimientos, tienen que hacerse con conciencia. Si pensamos en otras cosas, no nos castigamos, simplemente volvemos a centrarnos en nuestro cuerpo y en nuestra respiración y seguimos.

Beneficios:

Regula la función del calor interno. Antiva la circulación energética y aumenta la capacidad respiratoria. Reduce la ansiedad, el cansancio y la fatiga mental. Fortalece los músculos de la espalda y los implicados en la respiración.