UN PENSAMIENTO

20.08.2013 14:30

    Me pongo frente al ordenador y escribo lo que en mi mente se manifiesta como un pensamiento, como algo real, como algo que va cogiendo su fuerza y credibilidad. Cuando leo y leo artículos o libros donde me exponen experiencias vividas y donde puedo encontrar algunas respuestas a mis preguntas, sigo dando paso a que mi mente crea una realidad, que sé que es verdad. Busco una respuesta clara y contundente para poner fin a algo, pero me pregunto... ¿fín a qué?... ¿a la vida?...¿fin al dolor provocado una y otra vez por el miedo, las dudas, los juicios hacia mi persona?... ¿miedo a poner en practica lo que exponen estos libros para sentirme libre y en paz?... ¿a ese miedo nos referimos?. Si pasamos años y años investigando la "verdad", o mejor dicho, mi verdad, ¿si la encuentras, que será de mí?. ¿Qué voy hacer después de encontrarla?. Ahhhh claro... hablaré con más gente para convencerles de que ya he encontrado mi verdad y para darle el convencimiento a mi mente que la verdad que he encontrado es la salvación del sufrimiento.

    La práctica es en el día a día, respirando con consciencia, eligiendo otro tipo de pensamientos, siendo antes conscientes de cual ha sido el pensamiento que te está generando esa falta de paz. El Espíritu Santo, el Universo, como cada uno lo quiera llamar, está tan cerca, pero tan cerca, que estamos inmersos en él. Pero nuestra mente pensante, nuestro Ego, quiere saber... ¡¡¡Pero Saber el qué!!!... No tengo respuesta clara a esta gran pregunta... bueno sí lo sabría, pero me iría de nuevo a un juego de palabras interminable.

    La única respuesta está en nuestra sensación de paz, cuando nuestra mente queda tan convencida con la fuerza de la paz, que no hay argumentos que la expliquen. La paz, puede manifestarse de mil maneras y la más grande es llevar a la acción la palabra que para mí tiene la gran fuerza de todo esto... y es LA ACEPTACIÓN... no la resignación que es un antónimo como la copa de un pino, sino la Aceptación. Es también algo dificil entender la Aceptación frente a la resignación, me cuesta también diferenciarla, aunque haya puesto la afirmación contundente del antónimo. Te puedo dar una pista... con la aceptación real, sentimos en nuestro cuerpo paz y con la resignación, sentirmos en nuestro cuerpo conflicto. Aunque parece facil, como seguirmos creyendo en el sufrimiento como forma de vida, nos cuesta encontrar la diferencia. ¿Lo he aceptado o me he resignado?... Tal vez, en casa con tranquilidad, encontremos lo que hemos escogido en una determinada situación.

     Por eso es tan importante vivir el momento presente, es muy importante... si cada paso que doy, está condicionado por mi pasado o mi futuro, ¿dónde dejo la vida? ¿dónde dejo la famosa ley del Universo?... pues la dejamos morando en nuestra mente, ni más, ni menos... Lo dejamos en un cofre del Tesoro, donde mentalmente nos decimos... perfecto, aquí esta, esta creencia tan maravillosa, o esta nueva forma de pensamiento tan real que me mueve por dentro como una verdad absoluta, lo dejaré un poco apartado porque no termino de encajarlo en este mundo dual.

    Lo dijo el Dr. Leen... Somos infinítamente 0, somos idénticos a la fuente, solamente hay un error, que son los datos que hay en mí... Por eso seguiré limpiando y limpiando, si me quieres seguir bienvenido, así de esta manera cuantos más seamos, la mente colectiva cambiará.