UNA EXPERIENCIA

18.12.2013 19:35
 

 

Os regalo una verdad vivida, una verdad que si os soy sincero me cuesta asimilar, por eso se va germinando muy poco a poco, pero que la evidencia no la puedo pasar por alto. A ver como os la explico sin irme demasiado por las ramas, porque es muy sencillo de poner en práctica, pero imposible de entender por nuestro Ego, porque es todo lo contrario a lo que el Ego aprendió. Voy al grano... ¿Quieres... dinero?... da dinero y tendrás dinero... ¿Quieres Amor?... da Amor y tendrás Amor. Ahora os explico mi experiencia, por el cual inicio este escrito, pero antes os quiero explicar el secreto. Pero no me voy a enrollar como en el libro, hablo desde mi experiencia, explicado lo mejor que se. Al dar amor desde el corazón y así es como lo siento, recibo amor por dos, ¿porqué?... no lo sé, porque mi mente está enseñada a pedir para recibir y esta novedad no la puedo razonar, pero siento cambios espectaculares y como van siendo con más continuidad se está convirtiendo en mi realidad. Pero aquí está el secreto y es que solo se hará realidad cuando sale del corazón. Entiendo que os pueda repeler las palabras "que salgan del corazón", porque el Ego que quiere saber, se pregunta una y otra vez, ¿PERO CÓMO, JODER, PUEDO HACERLO? Se hace sin condiciones, es decir, sin condiciones... me enrollaría si os explico lo que quiere decir sin condiciones. ¿A que lo entendéis? Pues así es, sin condiciones. En cuanto en nuestra cabeza pasan las palabras... lo hago pero, lo haré si... lo hago, porque sé que me recompensarán por otro lado... lo haré porque no tengo más remedio... todos estos pensamientos no es ni más ni menos que un autoengaño y es con condiciones.
Mi experiencia ha sido esta mañana. Estaba con unos días de parón en lo laboral y estaba algo preocupado, no me llamaban para dar terapias. No me estaba dando cuenta que mis pensamientos de escasez, me estaban devolviendo más escasez.
Iba a entregar una publicidad mía en un centro donde colaboro y había enfrente una persona arrodillada pidiendo. Miré a esta persona, y también miraba como el resto de personas, que eran muchas, ni siquiera lo miraban, tal vez no existía para ellas, pero sí para mí. Él no hablaba nada, solo llevaba un cartel pidiendo ayuda. Le miré y repetí mentalmente varias veces, "Deseo para tí, lo que tu desees para tí", me fuí hacia él y le di dinero. ¿Sabéis lo que mis pensamientos estaban transmitiendo?... abundancia... y a los diéz minutos recibí un wasap para una cita para mañana jueves por la mañana y una llamada para otra el viernes por la tarde. ¿Casualidad?... Eso dice mi Ego... pero como decía al principio, ésta no es mi primera experiencia consciente, hay muchísimas más, por eso debo seguir practicando y aprendiendo por este camino para que sea una verdad absoluta y deja de ser para mi un Secreto y si la VERDAD QUE NOS HARA LIBRES.....