UNOS GOLPECITOS PARA SENTIRSE BIEN

12.05.2013 14:39

Me estoy leyendo un libro que se titula Medicina Energética, de Donna Eden y David Feinstein, de ediciones Obelisco. Es un libro para las personas que les gustan el contacto con las energías, muy interesante. Os dejo un ejercicio para activar el orden correcto de nuestros meridianos, que consiste en unos simples toquecitos, pero con unos beneficios muy importantes. Es muy parecido a la acupuntura, solo que sin pinchar.... os lo digo de esta manera para que no lo descartéis como algo inutil. Si os hago pensar en la acupuntura que es una técnica más aceptada por la sociedad, tal vez podáis darle más importancia a este autotratamiento.

1) Con los dedos índice y corazón, localizar la clavícula e ir bajándolos de derecha a izquierda hasta que se junten. Unos dos centímetros más abajo. Realizando inspiraciones por la nariz y espiraciones por la boca, durante unos 15 segundos, daros golpecitos con los dedos. Estos puntos, en acupuntura tienen el nombre de K-27. Los beneficios que aportan es que proporciona energía cuando nos sentimos somnolientos y permitirá centrarnos cuando tenemos problemas de concentración.

2) Localizando la glándula timo, a unos 5 centímetros por debajo de los puntos K-27, con la yema de los 5 dedos, daros unos golpecitos, durante más o menos 15 segundos. Despierta las energías del cuerpo, fortalece el sistema inmunológico e incrementa la fuerza y la vitalidad. El golpe en el timo puede resultar de ayuda cuando uno se siente dominado por las energías negativas, cuando tiene un catarro o combate una infección o en cualquier otro caso que suponga un desafío para el sistema inmunológico.

3) Y Por último, para localizar los puntos neurolinfáticos del bazo, como aparece en la fotografía, descender desde la linea de los pezones, hasta debajo del pecho, como aparece en la fotografía. Date golpecitos firmemente con varios deos durante unos 15 segundos, y respira profundamente, inspirando por la nariz y espirando por la boca.

La autora comenta en el libro que en una ocasión, llevaba mucho tiempo agotada, ya que impartía clase a 120 personas en otro país y se sentía enferma, como si tuviera la gripe o estuviera a punto de desmayarse. Sin pensalo dos veces, sacó las fuerzas necesarias para golpearse en los punto reflejos neurolinfáticos del bazo. En medio de la tarima del aula, delante de todo el mundo y sin dar ninguna explicación, comenzó a golpearse con furia e ímpetu. De repente, sentió como una nueva energía se desplazaba en su interior, subiendo por el torso y palpitando hacia fuera. Al ver cómo le miraba la gente, se dió cuenta de que tenía un aspecto ridículo y empezó a reirse. Seguió riéndose y dándose golpecitos. La clase fué testigo de su rápida recuperación. Dos alumnos que estuvieron presentes, la siguen escribiendo para informarla sobre la cantidad de casos que han experimentado de recuperación en sus energías.