CRANEOSACRAL ¿QUÉ ES?

La terapia craneosacral biodinámica es una técnica manual que trata a la persona desde un punto más profundo, abarcando tres los tres niveles de equilibrio: cuerpo, mente y emociones.

Partiendo de un entrenamiento de palpación, esta técnica va logrando de una manera suave, gradual y relajada, ir descongestionando de manera progresiva y marcado por el propio ritmo que el cuerpo de cada persona necesita, sin mayor o menor rapidez. De ahí que cada sesión, es distinta de cada persona y de cada día.

El objetivo es potenciar el movimiento interno, manifestado en forma de olas o mareas, que se originan desde los ventrículos de la cabeza, hasta el sacro, a través de movimiento de subida y de bajada constante que potencia el líquido cefalorraquideo.

Este movimiento se produce en todo el cuerpo y es una respiración corporal, conocida como respiración primaria.

Con esta respiración, el organismo consigue descongestionar las tensiones a un nivel profundo, ya sea muscular, membranosa o de bloqueos de los huesos craneales, vertebrales, de caderas o piernas. 

Da igual si no quieres o no sabes, el cuerpo si sabe y si quiere, por tanto se producirá lo que necesites en ese momento.

Por tanto, podemos definir a cráneo sacral como una mirada consciente a tu cuerpo, donde puedes descubrir, de una manera suave y relajada, qué zonas se han tensionado, y como con una sensación agradable y gradual se terminan descongestionando.

 

BENEFICIOS Y BENEFICIARIOS DE LA TÉCNICA CRANEOSACRAL

Al ser una terapia global de todo el cuerpo, tan suave y segura, la técnica craneosacral es apropiada para todo tipo de personas y de todas las edades. Desde niños y bebes hasta para personas mayores.

  • Reforzar el sistema inmune del cuerpo
  • dolores de cabeza
  • Fatiga crónica
  • Fibromialgia
  • Ser más consciente de tu cuerpo
  • Escoliosis
  • Desórdenes del sistema nervioso central
  • Estrés general
  • Estrés laboral
  • Estrés postraumático y pretraumático
  • Ansiedad
  • Relajación profunda
  • Para deportistas que necesitan relajar su musculatura antes y después de una prueba
  • Para dolores de espalda, lumbares, dorsales y cervicales
  • Para congestión pélvica, de piernas y cadera